25 septiembre 2008

Consejos para los malos tiempos.

Son malos tiempos para el cultivo de la filosofía. Incluso de las aulas se la pretende expulsar. Pero sobrevirá, desde luego. Los más audaces de entre la "comunidad razonadora" (Sloterdijk) ya buscan nuevo nichos de mercado.
Modestamente, me permito sugerir uno nuevo. Las cosas ya no están como para fundar Siracusas ni para susurrar a los oídos de los tiranos, pero hay más maneras de participar del buen gobierno de las naciones:

[El emperador Trajano] pasaba por hombre culto porque solía tener a su lado, en su carro de general, a Dión Crisóstomo, un célebre retórico de la época, que le hablaba continuamente de filosofía. Pero un día confesó que jamás había comprendido una sola de las muchas palabras que Dión pronunciaba; es más, que ni siquiera le escuchaba; se dejaba mecer por su sonido argentino pensando en otra cosa: en los gastos, en el plan de una batalla, en el proyecto de un puente.
(Indro Montanelli, Historia de Roma)

1 comentario:

Daniel dijo...

Pepe! què hem fet? quan podré tornar a veure't? t'he de contar tantes coses que ja no sé per quina començar.
El dia 16 estem a Madrid per fer el comiat del grup.
I tu què? quan em faràs una visita?
Un abraç molt gran.
ah! i al que venia... gràcies per tornar a agafar el blog... els "favoritos" del meu ordinador estaven orfes...
Un altr abraç.